25.10.05

La amenaza pizzera

Vale que es un tema que tenía aparcado para no herir susceptibilidades..pero es que ayer ya fue demasiado. De todas las especies del ecosistema de los conductores me dan infinita rabia los repartidores de pizza. Esto es serio eh! Todo por que por circunstacias personales (o sea, porque yo lo valgo) paso a menudo delante de una pizzeria que la han colocado justo a la salida de una rotonda. O sea que no hay sábado o domingo que no salga disparada una moto a todo meter y tenga que pegar un frenazo o un volantazo que hace que todo el que lleve detrás piense... "que triste, una mujer y tan borracha". He estado más de diez veces a punto de llevarme un repartidor pizzero de adorno en la capota del coche. Y ellos ni se inmutan. Miran un momento para atrás no sea que le haya tocado en suerte colarse delante del tunero garrulo de turno que los va a perseguir insultándolos hasta que se metan en dirección prohibida. Buena suerte. Era la maruja chandalera deben pensar. Así que muchas veces fantaseo con que los atropello repetidas veces, marcha atrás incluso. Todo el mundo tiene su lado oscuro ¿verdad? A veces soy buena y pienso que es un servicio social que llegue la pizza caliente vaya donde vaya. ¿Pero todavía no se han enterado que se prohibió lo de "si no llega su pizza en media hora le devolvemos el dinero"? Por que si llegaba tarde se la quitaban del sueldo al repartidor. Y se escachaban por los pueblos los pobres. Por eso ahora que mis amigas me han dicho que una cadena empieza a usar bicis eléctricas, me sale el lado oscuro y pienso: bien, más fáciles de alcanzar. Banda sonora de esta nota: Grita de Jarabe de Palo. Pa mi Geni y pa mi Olga.

1 comentario:

Olguita dijo...

Gracias, salaaaa, por tu dedicatoria...Cierto es que cuando Geni y yo vimos al pizzero en bici se nos pusieron los pelos como escarpias pensando en qué harías cuando te encontraras uno de ellos en esa fatídica rotonda....jejeje!!!La verdad es que son un peligro....