14.10.05

Aleluya, llegó el mobbing

Si hay una cosa que me maravilla en mi trabajo es la sutileza y diplomacia que se gasta el mando intermedio que tenemos. O sea, el jefe de taller tal como suena. A veces se ha puesto a hablar de jerarquias militares y eso nos hizo provocar temblores a todos. Ni que decir tiene que el tema viene por que lleva dos semanas machacando a un compañero al que aprecio mucho, no sé por que razones extrañas, si tiene que ver con la empresa o con su vida sexual. Pero de tantos años trabajando por fábricas he llegado a la conclusión de que seguramente gerencia les ofrece unos privilegios de tratar a los demás curritos de a pie como si fuesemos hormigas. Yo me considero una persona razonable hasta que se demuestre lo contrario. Por eso veo tremendamente injusto que cualquier persona que se considera superior a ti solo por cobrar mas que tu se ahorre ir al psicólogo a levantar su autoestima a fuerza de insinuar que somos todos tontos, inútiles y que estamos llevando a la empresa a la ruina. Que nadie tiene la culpa. Que nadie tiene que pagar los platos rotos. Que yo tampoco follo por las noches (claro, estoy trabajando) y no me dedico a pegar bufidos varios a todo mi alrededor. Por eso el concepto jurídico de acoso laboral me parece maravilloso: que tu puedas denunciar a tu superior por que no te trata como persona es tremendo. Aunque todavía no son muy conscientes. Nosotros nos pusimos de acuerdo para hablar con gerencia al respecto, y solo con la rumorologia (ciencia exacta y muy útil) mandaron al nuestro a un cursillo de relaciones laborales. Temblad sólo los encargados prepotentes... los demás pueden respirar tranquilos. A ver si así, aunque sea en un sitio tan alienante como una nave industrial, somos todos un poquito personas. Banda sonora de esta nota: Pastillas de freno de Estopa

8 comentarios:

Chiringui dijo...

Mira, este jefe que tengo ahora es el 14 y solo puedo decirte una cosa:

Ama como mucho a tu oficio porque tu empresa seguro que dejara de quererte.

Siempre es efectivo amenazar de muerte a los encargados, en el fondo son cagadillos, su sueño recurrente es que todos los trabajadores se juntan para matarles.

Silviqui dijo...

A la ex delegada sindical le recomendaron en el sindicato que le llamase hijo de p... siempre sonriendo...así si alguien los veia de lejos nunca podrian convencerle de que le estaba amenazando

Olguita dijo...

Me gusta esa estrategia de llamar hijo de p.... al encargado con una sonrisa en la boca...también puedes hartarte de chorizo y hablarle muy cerquita...Tengo una amiga abogada (esto es verídico) que tuvo el caso de un señor que quería denunciar a un compañero de trabajo porque decía que iba siempre a tirarse los pedos al lado de el.....y claro, eso es una estrategia más que contundente....la palabra sería "apestante"? pero muy efectiva, jejejeje!!!

Silviqui dijo...

Uis lo de mi prima es peor, Olguita. Querian hablar con una compañera para que no comiese tanta carne roja porque cuando entraba en el lavabo no habia Dios que entrase detrás hasta pasada una hora... yo me mondaba de risa, pero mi prima y su compañera estaban serias, serias, serias explicandolo.

Mr.Celofan dijo...

Lo de la carne roja no lo sabía... ¿ Y nunca habéis tenido la tentación de decirle a alguno/a que hay una cosa que se llama desodorante ? Seguro que incluso alguno de vosotros lo ha hecho ( decírselo ).

J-vol dijo...

Ostia, silviqui..¿cómo te han encontrado estos dos sujetos:celofan y el cheringa?..No tendra algo que ver el "amigo eslovaco".
Te acabo de enlazar.Ahora te lloverán las visitas:Pon peaje y te jubilaras enseguida:Eso si...queremos literaturaaaaa!!

Chiringui dijo...

Igual que te encontré a ti, j-vol. Con mi bola de cristal encuentro a toda la gente que me da la gana. Fíjate como es mi bola que si quiero,encuentro gente que conozco solo de oidas como Silviqui.

Un día haré un post sobre estas cosas.

Silviqui dijo...

j-vol rey...mira que me reprimo para no hablar de libros, pero si me das alas aviso...y quien avisa no es traidor... Besotes tio Gúeno