5.12.05

Mi vida en Chololandia.

Pues si señores, ya es hora de descubrir la espantosa verdad. Sin ánimo de ser pijales, que quien me conoce sabe que más bien lo mío es ser pijotera. Pero es que a veces veo el cártel que hay de bienvenida a mi pueblo y debajo alguien ha rotulado : Quillolandia. Y no me queda más remedio que darles la razón. Por lo menos en lo que respecta a mi barrio. Una vuelta y todos los vados ocupados por coches absolutamente tuneados hasta en el espejo de dentro, o con el nombre de la novia en la matrícula, o con las pegatinas de perrea! del Todo reggaeton, o peor aún, plagados de peluches de los que dan con los puntitos de las salas de recreativos New Park. En el parque el grupo de consumidores/vendedores de chocolate que se sacan el sobresueldo, aunque me da la impresión de que aún están en la ESO. Pero lo que más me choca, con todos los respetos, es la ausencia de cierto comportamiento civico en estos chavales de mi calle. Desde que tenemos Masdonals en el barrio todo y parte de los alrededores está hecho una auténtica porqueria. Desde que se tunean los coches ellos mismos el parque se está convirtiendo en una zona de talleres, donde ni el club de abuelitas chafarderas se arriesga a entrar a riesgo de atropello o de darse una santa hostia con los restos de aceite. Me resulta curiosos porque la nena se ha criado y sigue viviendo en esa calle, y aún estamos rondando los de la misma generación que aún viven con los papas, o los que van a dejar los hijos a los papas, y nunca nos ha dado por ahí. Piense, hipotético léctor, que cuando tenía entre 18 y 22 años decir en la discoteca local a cualquier borracho que se te presentase que eras de mi calle equivalia a un...¿de verdad? uffffffffffff, que peligro, y una salida con mutis por el foro. Nuestra fama llegaba incluso a Pijolandia 1 y Pijolandia 2. Tuvimos incluso un atracador que no tuvo más féliz idea que atracar el super de al lado de su porteria...vamos ni que al Luisma le hubiese dado por atracar al Chema que hay que ser gilipollas, pero es que las drogas son muuuu malas. De todas maneras, admito que estuve dos años viviendo en otra calle y me aburria horriblemente. Pero esto no volveré a repetirlo nunca. Las historias de mi calle son tremendas de tristes a veces, de surrealistas, o, por que no decirlo, de curiosas o de divertidas. Me estoy mirando pisos por aqui . O eso o plantaré una autocaravana en el parque multicultural (herboristeria, taller mecánico, foro de discusión, exposiciones caninas, exhibiciones de vuelo de cotorras, escuela de baloncesto y circuito de mini motos si se da el caso). Banda sonora de esta nota: Rutinas de Chenoa.

5 comentarios:

viztorman dijo...

Pues.... yo que vivo en el mismo barrio que tu... no se que decirte... casi que me quedo con el gamberrismo que habia 10 o 15 años atrás en la calle...

Ahora realmente da cosa pasearse a cualquier hora del dia, entre quillos, tuneros, rapaos y camellos...

Sobretodo me da pena el parque... ¿te has dado cuenta de que ya casi nunca hay niños jugando? Cuando los hay son uno o dos y cuando hay gente son todo indeseables.

Una pena, en serio.

J-vol dijo...

no toques más la plantilla que esta se lee de putamadre..que me tenias la cista destrozaica!!

Los niños de los que tu hablas se han escaqueado de más du dos palizas en sus culos cuando eran niños y ahora es demasiado tarde...macarras hasta la muerte:eso si, exigiendo respeto -tu re-peta-me que soy pen-nsona, nen!

Mr.Celofan dijo...

Ahora lo veo todo mas claro, me refiero al color de tu blog. En cuanto a lo de los niños de hoy en día... solo tienes que ver y oir hablar a sus padres. Y si quieres acojonarte de verdad, imagínate como serán los hijos de los tuneros ( que no tunantes ).

Silviqui dijo...

Jo, pues ahora que lo pienso me estoy acojonando viva rey

viztorman dijo...

Pos anda que si les da por cambiar la torna y los niños de los tuneros salen empollones, educados y limpios.... Imaginaos que se pusiera de moda ir d retro y de elegante....