26.12.05

El bar de Maria Isabel

Vuelvo del cine del centro comercial, y me maravillo y comento a mi amigo de cine de cómo se diferencian la gente de su pueblo (llamemosle Pijolandia) de la del pueblo vecino (que podemos llamar Quillolandia). La gente del primero llevan dos looks diferenciados: el formalito con toques fashion o el hippy/skater/surfero todo de Quicksilver, Coronel Tapioca o Billabong. Los segundos ya me los conozco yo de sobra: no en vano casi nací en Quillolandia. Bueno, nací en Solteronia del VAllès porque me tócó por demarcación médica, pero creo que eso más bien es una maldición. Ellos, vestidos de nengs con chaqueta motorista los que van de bonito, aunque tenemos la segunda opción que es la del chandalito informal. Ellas, ajustadas pantalones campana algún piercing que otro, jerseys de cuello alto y riñones al descubierto (joer que frio me dan sólo por lucir las tangas), así como zapatos o botas de xupame la punta. Todo un cuadro de diversidad cultural que convive amigablemente en el vestíbulo de un multicine.

Por eso me resulta curioso el hecho de que en uno de los barrios quizás menos pijos de Pijolandia hayan abierto un bar como el de la Maria Isabel. Ellos, los dueños, son una parejita joven y algo entreverada en lo que podriamos llamar fashion del mercadillo (sin ánimo de ofender que la primera que se larga los domingos al mercadillo de Solteronia soy yo). Ella es la que lleva el bar. Una mujer joven aunque con una niña ya en preescolar por lo menos, ajustadita, enseñando sus tangas cada vez que va a limpiar y a recoger algo, simpática como la primera y siempre sonriendo aunque le pidas un café con leche a las once de la noche y tenga la máquina inmaculadamente limpia. Pero lo curioso de este bar es que en cuestión de semanas se ha constituido en el refugio de fans de radio rm de pijolandia. Abres la puerta y te puedes encontrar a dos bailando sevillanas, o a toda la parroquia cantando Estopa a toda leche, o coreando a El Arrebato, Camela, El barrio, etc... Y no es que me guste especialmente esta música: más bien al contrario. Y más bien me da grima hasta entrar porque me puedo encontrar a la dueña del bar bailando zapateaos mientras José Mercé echa toda la carne en el asador a duo con Isabel Pantoja (no sabía yo que cantaba flamenco también la impresentable esta). Pero ayer me dijeron que los vecinos estaban ya recogiendo firmas para cerrarle el bar e inmediatamente sentí una corriente de simpatia a este escondite que, sin ser una peña flamenca, tiene algo de racial. Y a dos pasos del monasterio y de la zona comercial de pijolandia, que tiene bemoles. Y pensé: con dos cojones Maria Isabel!!! Y me negué a firmar el panfletito de marras. Banda sonora de esta nota: Partiendo la pana de Estopa

7 comentarios:

Chiringui dijo...

¿Por que le llamais Solteronia?
Aunque ahora que lo pienso, yo nací allí y cuando me largué fue cuando me casé...

J-vol dijo...

Pijolandia debe ser San Cucufato del Vallés ,no?

Antes muet-ta que sin silla

Silviqui dijo...

Exacto j-vol y el pueblo de al ladin Rubí

El Selenita dijo...

Jose Merce y la Pantoja???? Yo admiraba a Merce...

Por cierto, yo tampoco firmo Silviqui. Tedremos que hacer las "contra firmas" o algo, no?

Besos de cañita bien tirá

Silviqui dijo...

Pues yo no soy nada flamenca. Tener una madre sevillana inmuniza contra eso y muchas cosas (excepto el gazpacho ummmm).Pero si te gusta Mercé bajate esa canción que la verdad es que impresiona bastante. Que te lo diga una adolescente de los ochenta tiene narices.... Besos SElenita

El Selenita dijo...

Una adolescente de los 80??? He lidiado bastante músicalmente con algunas que se autodenominaban de semejante manera. Y la verda... no he salido perdiendo.

Besos por buleria (bien hechas)

Silviqui dijo...

Musicalmente no tengo gusto..... o sea que me gusta todo excepto algunas cosas que no voy a poner aqui por no ofender. Y bien orgullosa que estoy de ello.