17.11.05

El zoo de Silviqui (y familia) : los gatitos

Estos dos felinos que parecen las mascotas de los niños de El pueblo de los malditos son los dos gatos de la casa. ¡Impresionan eh! La siamesa se llama Nuna. Nos la encontramos hace trece años en la calle, con las dos patas y el rabo roto. Mi hermana mediana se la subió a casa, con lo cual y en agradecimiento Nuna decidió que la adoptaria como mascota. Vamos que duerme con ella, y cuando no aparece a dormir a casa nos da la noche buscandola hasta debajo de las camas maullando como una loca. Hay que decir también que estudios veterinarios han demostrado que la raza siamesa es la que posee más fonemas que el resto de los felinos. Vamos que tiene un repertorio de maullidos que van desde el lastimero, el especializado para celo o el exigente de "ábreme el armario que voy a tirar todas las camisetas fuera por que yo lo valgo". Nada más traer a Nuna a casa fue bautizada como Nuno, en honor al guitarrista de un grupo del que mi hermana era super fan, Extreme, pero observándole la matrícula al final decidimos que mejor el otro nombre. Ya a los dos días de estar en casa la veterinaria dictámino que habia que cortarle la cola tan a ras que a la pobre se le quedó el final de la columna pelado, lo que le da cierto aire de gallinita. Por esta falta de equilibrio la muy tonta se nos ha caído tres veces por el balcón intentando cazar gorriones. La última fue hace seis años en la que decidimos no abrir el balcón ni en agosto, por que era mejor esto que darnos el disgusto de buscarla debajo de todos los coches de la calle. Y por que la jodida gata no se dejó poner el paracaidas. Tiene un genio. Después de años de aguantarle los maullidos del celo por que no queríamos que criase (a saber como iba a parir la pobre con la de golpes que llevaba) hace dos años tuvimos que salir de urgencias al veterinario y le diagnosticaron una infección generalizada de la matriz, con lo que hubo que practicarle una histeroctomia (se escribe así) de urgencias, con noche en la UCI veterinaria y postoperatorio de visita diaria. Mi padre, que siempre dijo que si un gato se le ponia malo le daba un pescozón y a cascarla (expresión maña por excelencia) sacó el primero la tarjeta Visa y se retrató casi seiscientos euros, con lo cual ahora mismo la Nuna es el animal más caro de la casa. Pero claro, tanto dormir en las piernas cuando llevas el chandal de los domingos, esos ronroneos cuando estás de mal rollo (parece que lo sepa y todo) y recordarla durmiendo juntito a otro siames que teníamos, Pumuki, que murió de un síndrome urinario felino, y ahora que parece haber rejuvenecido diez años desde que el otro bicho la persigue por la casa derrapando... vamos que es la veterana de la casa. Hasta mi perra le cede el paso en las puertas, aunque yo sospecho que cuando se quedan los tres solos en casa la canean que conste.... Banda sonora de esta nota: El sitio de mi recreo de Antonio Vega

2 comentarios:

Mr.Celofan dijo...

Pues para tener 13 años se conserva muy bien. ¡Se nota que la cuidais bien!

Chiringui dijo...

Mas que una pareja de gatos, parece una pareja de la guardia civil.