14.1.06

¡Pero que rarica es esta chica!

Esta es la frase lapidaria que siempre he oído desde mi infancia. Y ahora me viene otra vez retando a duelo MR. Celofan para que explique aquí mis cinco rarezas...y es que no se me viene a la memoria ninguna porque toda yo soy rara (es más moderno decir friquilla)y, sobre todo, extremadamente maniática. Pero bueno...a estas horas de la mañana y después de ocho horas de trabajo algo se me ocurrirá: Ahí voy.

1.- Soy coleccionista de puntos de libro. Esto en sí no es una rareza, aunque todos los coleccionistas tenemos algo de obsesivos. Pues a pesar de tener unos doce o trece mil, NUNCA, y digo nunca en mi vida, he usado un punto de libro para marcar la página de lo que he estado leyendo. O voy directamente o utilizo el objeto más peregrino que tengo a mano: un clínex, un lápiz, una horquilla, el mando a distancia de la minicadena...vamos, lo que pille a mano. Cuando no memorizo la página directamente. Por cierto y aprovecho: Si alguien quiere contribuir a mi colección....

2.- Esto parece que ya no debe ser una rareza: también empiezo siempre el diario por el final.

3.- Me he dado cuenta de que siempre que me visto empiezo en un órden fijo desde hace años: bragas sujetador calcetines camiseta pantalones zapatos. Y siempre me pongo los pantalones por la pierna izquierda primero. Para ducharme hago absolutamente lo mismo: me enjabono primero por la pierna izquierda, pierna derecha, tronco, brazo izquierdo,derecho y despues la espalda y lo que no es la espalda con el cepillo. Para más inri primero me lavo el pelo, luego el cuerpo , luego me pongo el acondicionador y mientras espero los tres minutos de rigor me doy una rascada a conciencia con el guante de crin y el gel exfoliante. Mis duchas son de todo menos rápidas.

4.- Soy incapaz de ir bien peinada más de tres minutos, pero soy capaz de hacerme dos trenzas o dos coletas perféctamente simétricas sin mirarme al espejo.

5.- No sé por qué, aunque seguro que tiene una explicación científica, soy conductora de electricidad pero en grado sumo. Me sueltan chispazos las puertas del coche, las puertas de madera, incluso los grifos de casa (que fijo son de plástico cromado) y, sobre todo, nuestro gatito persa. De hecho si hay pelos de gato volando por la casa todos vienen hacia mí.

Y ya como rareza o tocheria sin venir a cuento...no sé linkar (o mejor diré enlazar) otros blogs en esta página. O sea que si cualquier visitante quiere dejar sus rarezas en forma de comentario, estaré eternamente agradecida. Banda sonora de esta nota: Quedate a dormir de M-Clan

4 comentarios:

Chiringui dijo...

Te tengo en tareas pendientes para lo del retoque de plantilla, ahí entra lo de los links.

Mr.Celofan dijo...

Un puntazo lo de los puntos.

pinkaktus dijo...

Me pasa lo mismo!, si abro la puera del coche chispazo, la del ascensor chispazo, si dos dos besos chispazo!

VIZTORMAN dijo...

Pa rareza la mia, que tengo que comprobar varias veces si he cerrado la puerta de casa o el coche si no no me quedo tranquilo...

Lo de los chispazos de electricidad estática seguramente ocurre por llevar el pelo largo... y el viento. De todas formas.... móntate una toma de tierra, clávate una chincheta en la suela de la bota. :)

Un besote