11.1.06

De rebajas y otras humillaciones

Que vaya la verdad por delante en este post y confieso: soy gorda. Es una cosa que iría a confesar públicamente en El diario de Patricia en horatio prime time. Pero mi religión me prohibe expresamente ir a esos programas, incluso de público. Sirva de profesión sumarísima este post. Para ya ir más especificando; diré que mi grasa corporal está repartida de manera desigual. Vamos, que tengo un amplío perímetro torácico. Demasiado amplío, pero que le vamos a hacer: cosas de la herencia genética por parte de madre. Eso si, advierto que si alguien quisiera hacer una porra con la talla de mi sujetador como apuesta, me lo como con patatas. Que no seria la segunda ni la tercera vez que pasase.

Una vez explicado esto, supongo que se entiende la dificultad a la hora de comprar ropa. Cuando son pantalones o faldas (confieso, y debo ser de las pocas, que me gusta llevar falda), ningún problema. Vamos que he llegado a comprarme pantalones hasta en Bershka (con elástico eso si).Pero cuando se trata de comprar jerseys, camisas o camisetas, no me queda más remedio que irme a la tienda de ropita XXL del pueblo vecino.

Así que cojo caminito y me voy para allá, tralará tralará, a la tiendecita en cuestión. Y cuando llego allí empiezo a tener constancia de varias cosas.

Primero, que la ropa XXL de esta temporada es para daltónicos por lo menos. Unos colorines, unos estampados de cachemira, unas lentejuelas y purpurinas que hacen que te pongas las gafas de sol. Señores diseñadores ¿no es bastante acomplejante ya en estos años dosmiles ser gorda, que encima he de ponerme estas camisas que hacen que se vea mi perímetro en tres quilómetros a la redonda? Lo de los estampados va a gustos por supuesto..pero ¿era necesaria tanta purpurina?

Sigo mirando y encuentro varias cosas para probarme.... tralarí tralarí me dirijo al probador donde una dependienta la mar de delgadita me mira con mala cara por haberle fastidiado la charla con la amiga que habia venido a verla. Me pruebo la primera y bingo!! Me abrocha...pero cuando me miro en el espejo veo horrorizada que la camisa me llega más o menos por debajo de las axilas, con lo cual pensándolo bien con las piernas que tengo y la poca cadera (es serio..si consigo que unos pantalones me bajen de las caderas puedo saltar y se caen solos al suelo sin desabrocharlos) hace que tenga un parecido muy inquietante con un botijo. Me pruebo la siguiente e idem de idem. ¡Arghhh! Esto no puede estar ocurriéndome. Salgo para fuera haciendo el nudo en la cuerda para suicidarme en el probador (algún dia lo hago en serio, pero no me atrevo por que si se caen los probadores, caigo en una depresión fijo) y la chica siesa me pregunta muy amable...

_ ¿Que tal señora? ¿Se queda con algo?

Señora me ha llamado.... jo que cruz!!

_ No majica, es que me queda todo cortísimo

_ Claro señora.... es que es para poder lucir el cinturón. El cinturón es el complemento estrella de este año. Lo han puesto de moda las protagonistas de Pasión de Gavilanes.

Y ahí si que me acaba de rematar la niña. Primero, por que me he pasado tres tercios de adolescencia, juventud y parte de mi vida adulta estirándome los jerseys hasta dejar recto el elástico para poder disimular defectos. Que al final acababa pareciendo una carpa de circo..si, pero por lo menos era una carpa de circo discreta, no flower power como pretenden que sea si compro la ropa en esa tienda. Y ahora pretenden que emule, con cinco tallas más, a las nenas esas de la serie. Con todos mis respetos para las misses estas y sus damas de honor... si me pongo una camisa corta, unos tejanos bajos de cintura y un cinturón lo más probable es que me estrangule un michelín y surja hacia lo alto. Además no tengo piercing en el ombligo, que poco fashion que soy de la muerte. Ni Victoria Beckam se tomaria la molestia de insultarme en el gimnasio (ni su marido de hacerme puñetero caso).

Así que salgo de la tienda cada vez más desesperanzada de encontrar algo rosa. Algo rosa por culpa de otra tara genética que tenemos las tres hermanas que es la manía de los bolsos. La mia deriva por comprarmelos como si fuesen para una niña de tres años. Y me compre uno de laPantera Rosa. Así que busca ahora un jersey rosa chicle de fresa acida para poder sacar el bolso..... gilipolleces si... más cuando toda la ropa la tengo o tejana, o azul, o negra o verde caqui. Y de ahí no me saques ni para los calcetines.

Como penúltimo recurso me meto en la tienda de deportes buscando una sudadera rosa con capucha. Y oh! maravilla! ¿Por qué no hay ni un sólo jersey que no tenga un logo, un escudo, un banderín de una selección, el emblema de alguna universidad...? Jo, que debe haber sudaderas hasta con el logo de la universidad de Algete!!! (con todos mis respetos a los alumnos y el profesorado y PAS de la universidad de Algete). Me largo a la calle pensando ya si en tirarme al tren o tirarme al maquinista. Se admiten sugerencias.

¿Qué cómo acabó mi tarde de rebajas? En una tienda de ropa de hombres metrosexuales...camisa negra ajustada, de longitud media (o sea tapando medio culo) y encima envuelta para regalo porque nunca digo que son para mi. Y con esta ya tengo cinco de ese tipo.
Banda sonora de este post: Cuéntame un cuento de Celtas Cortos.






14 comentarios:

Iurema dijo...

A mí lo que me joden son las dependientas estas de las tiendas pijillas, que si te ven entrar con ropa del Zara (que es lo que normalmente me puedo permitir!) te tratan como si fueses chusma. Y te miran con cara de "qué coño haces tú aquí, pobre de mierda? vete al mercao a comprarle ropa al gitano!" (con todo mi respeto a los gitanos, por supuesto!)

Por cierto, he observado que hay tiendas en las que las rebajas dan risa. Por ejemplo, en una tienda al lado de mi casa:
- Bolso: Antes=149
Ahora=119 (oh! ya me lo puedo comprar!)
- Guantes: Antes=22
Ahora=20 (qué triste)

eeeno... un saludo! me he reído muxo con tu post ;)

Silviqui dijo...

Razón que tienes reina. Yo entré una vez en una tienda con mis tres amigas de metro sesenta(parezco su guardaespaldas con mi metro setenta y uno y mis hombros de armario ropero) y cincuenta quilos y ninguna me hizo ni puto caso, hablando mal y pronto. Cuando llevé mis pantalones a caja les dije ¿y ahora quien se lleva la comisión? Se quedaron las tres a cuadros

Chiringui dijo...

Estas que te sales, post buenísimo. ¿Por que no te pones un contador? seguro que te sorprenderías de la gente que te lee.
Si quieres ayuda ya sabes.

Silviqui dijo...

Pues si me decido ya te pediré ayuda rey. Lo que me gustaria es una cabecera como las que te gastas tú (envidia cochina y asquerosa) y saber cómo puedo poner a la gente que leo.

Chiringui dijo...

Envíame un E-mail y asunto resuelto, las cabeceras las hago yo,la cambio cuando me aburro de ver la misma siempre, si quieres te hago una, dime de que la quieres.
Te enviaré una plantilla con instrucciones de uso para poner links y demas.

Inés dijo...

Admiro vuestro valor para entrar en Zara. Yo uso una 48-50 de pantalón (herencia materna de cadera) y de pecho ya ni te cuento... La última vez que entré en el Zara para comprarme ropa para mí salí llorando como una magdalena y pensando que era la tía más gorda del mundo... así que ya ves. Y de la ropa de tío no te quejes, que la tienen super chula... es lo único que les envidio! Y en barcelona al menos, aunque entres en System Action sin una sola bolsa de nadie, las dependientas de miran mal igualmente... son super guays por lo visto.

Vaya rollo que acabo de largar... besitos Silviqui

J-vol dijo...

yo digo que es una 115 o 120 de copa del sujetador,,,,(que me lo ha dicho la Lolín, de la tienda de tallas grandes).
No se , Silviqui, no te veo con algo rosa.. me rompes los esquemas

VIZTORMAN dijo...

A mi ya me pueden esperar en tiendas de ropa pija...

Yo para la ropa soy lo más apañao, tejanos del Carrefour y camisa pasá de moda. Total... si me gasto 60 lerus en unos tejanos me van a durar lo mismo que unos de 20.... Y encima soy de los que no compran ropa hasta que les salen agujeros a las prendas.

En lo que si coincido es que a veces ir a comprar ropa es deprimente, sobretodo cuando vas a alguna tienda y las dependientas o los dependientes te miran en plan "er... ¿tu que coñio hase aquí, friki? Aprende a vestí" (lo cual suele venir de niña pija enseñando ombligo con camiseta corta, pantalones sin cintura arrapado a las caderas y tirilla del tanga a la altura de la rabadilla.... o chaval pelo engominao, camisa por fuera y zapatillas deporte arrastrando tejanos desteñios...)

Aunque la verdad es que deberia hacer caso a mi hermana y pillarme algo mas de ropa "a la moda".

Creo que lo mio es tambien pereza.

Silviqui dijo...

J-vol rey... quien avisa no es traidor..lo tuyo es para comerte con patatas y cebolla, como la tortilla que hace mi madre, peaso petardo!!:-P

Inesita, yo también me siento muchas veces como la gorda de las galaxias.Por cierto, que la tienda donde me pasó esto de que no me atendieron era un System Action... debe ser política de empresa entonces ( o de selección de personal)..Da escalofrios sólo pensarlo.

Viztorman si quieres vestir elegante a la par de discreto recomiendo Pull and Bear ..yo me compré allí una sudadera con un dibujo de Hong Kong Phoey genial jajaj. Si no mantente en lo tuyo que la verdad no tiene nada que reprochar majo... excepto por una dependienta de tienda de ropa claro...Besotes pa todas/os

Cayetano dijo...

Hola Silviqui:
Aquí en Los Ángeles, el asunto de la moda es algo de dar risa, igual que en Barcelona y el resto del mundo; menos en las tribus primitivas donde la moda no tiene ni palabra para nombrarla. Seguramente en esas tribus saben muchas cosas mas importantes que nosotros ignoramos en las grande urbes. Los diseñadores de modas de todo el mundo se fríen los cerberos para presentar modas diferentes cada temporada con el único propósito de ser diferentes para que las masas de compradores caigan de babosos y compren mas. Y a la final, cual es el objeto de andar a la moda? Nos han tomado por imbéciles porque en cada temporada compramos mas y mas, y los diseñadores nos vacían los bolsillos porque no estamos pensando. Existe el axioma,”FORM FOLLOWS FUNCTION,” (La forma sigue la función), la herencia mas grande que nos dejo el arquitecto Gringo Louis Henri Sullivan, que vivió de 1856 a 1924. Sus edificios que aun están en uso en Chicago y Nueva York son testamento viviente y prueba publica de ese axioma. En el caso de la ropa el axioma no cambia. Por ejemplo, los pantalones vaqueros, o téjanos, se han convertido en una prenda clásica de vestir en todo el mundo, ya no es únicamente para los Gringos. Ese diseño clásico nació en San Francisco aquí en California, por la pura necesidad poco después del estallido de la fiebre del oro en 1849. Los téjanos no fueron diseñados para los vaqueros, sino para los mineros. En esa época todos los pantalones corrientes eran hechos de lana, muy cara, muy caliente y con mucha facilidad se salían de los bolsillos los objetos al arrastrarse y agacharse por los túneles de las minas. Los hermanos Levi, sastres de profesión, al igual que otros, se dieron cuenta que en el puerto podían comprar velas descartadas a muy bajo precio y empezaron a fabricar pantalones de ese material usado, el “denim.” Este tipo de tela de algodón, que en esa época hera mas cara que la lana, tiene la particularidad de no poderse rasgar por el ángulo de la urdimbre. !Bingo! Luego vinieron las adaptaciones, unos bolsillos a la altura de las ingles, al frente, y bolsillos de parche en el culo. Y la formula casi completa, pero los mineros se quejaban porque en los trabones en el trabajo los bolsillos se rompían. En son de chiste burlón uno de los hermanos sugirió usar remaches para lamina en las esquinas de los bolsillos, la idea les hizo mucha gracia, y cuando el ataque de risa les paso pensaron que tal vez no seria mala idea. !...Bingo...bingo...bingo...!!! Con la formula completa el resto es nada mas que historia. ?Que mas se le puede hacer a un tejano? NADA...NADA...NADA...! Los adornitos, los manchones de cloro y lo roto no son nada mas que huevaditas. Los téjanos son la prenda de vestir perfecta. Cuanto mas viejos mejor se ajustan al cuerpo y la tela se hace mas suave, no pasan de moda porque son ciento por ciento funcionales, y nadie necesita mas de tres, si no se trabaja de peón. Yo soy hombre, y tambien he desperdiciado fondos en la moda, pero me degeneré hace cinco años; todo lo que no había usado en un año se fue a la basura, ahora, únicamente tengo ropa y zapatos clásicos, viejos y bien mantenidos. Mi ropero es neutral y cabe en el asiento de atrás del coche. Mis amigos íntimos han comentado que soy como Dorian Gray, cada día me hago mas viejo, pero mi ropa sigue igual. Pensándolo bien, hace tres años que no compro nada. Toda mi ropa interior esta raída, muy suavesita y con agujeritos muy lindos. He desarrollado una relación muy intima con mis calzoncillos viejos que es casi sexual......Saludes a todos, al loro, al gato y al perro y sus pulgas,......Cyetano

Iurema dijo...

chiringui!!! yo también quiero que me expliques como ponerme una cabezera de esas!! :P

viztorman, cuando digo tiendas "pijillas" me refiero al precio, es decir: precio tienda pijilla mayor (>) precio ZARA XD

VIZTORMAN dijo...

Cayetano,

los tejanos son simplemente fabulosos tanto por su comodidad como por su durabilidad... pero yo les veo un problema: del uso se me hacen agujeros en la entrepierna (creo que el roce y el sudor tienen algo que ver)... pero bien mirado visto como los llevan algunos... creo que mis agujeritos en la entrepierna encima ventilan.

Además, soy de los que no tienen ningún reparo en guardarme la tela sobrante de los bajos pare hacerme parches para dichos bujeros. Encima quedan bien. Solo espero que a los modistos o les de por copiarlos.

J-vol dijo...

No veas el peazo clase magistral sobre pantalones tejanos!!!!

Meg dijo...

Yo también soy gorda, pero a la inversa que tú. Mi culo actualmente está en una 48, pero he llegado a tener una 54, eso sí, dependiendo dónde coño se te ocurra comprarte la ropa, porque hay que ver los tallajes que se gastan por ahí los fabricantes.

En Zara (y similares) yo apuro las camisetas hasta límites insospechados, me encantan y me vienen. Respecto a faldas: mi santa madre, que es una fiera con la aguja y la máquina de coser, me las hace. Para los pantalones recurro a una tienda cutre donde las haya que tienen tallas grandes o a una boutique de un vecino de mi abuela en la capital que también tiene talla hasta la 52.
Y, por supuesto, desde que en Murcia abrieron Punto Roma, me he hecho asidua de esa tienda, porque te puedes comprar los trajes con la chaqueta y la falda o el pantalón por separado y tienen desde la talla 42 hasta la 54 en todas sus prendas. Es algo así como el Zara de la mujer madura (aunque más caro, claro).