18.1.06

Con ánimo de pataleta

Copia de la carta que quiero mandar a la sección de "Buzón" de La Revista de Chololandia:

Estimados señores del ayuntamiento de este pueblo:

Quiero aprovechar la oportunidad que me brinda este medio de la prensa local para sugerirles, de cara a las próximas elecciones, que a todas/os las/los ciudadanas/os (este estilo políticamente correcto es muy diplomático) que tengan el gusto o la desgracia de estar empadronados en este pueblo, y que además tengan que trabajar en cualquiera de sus polígonos industriales, les sea concedida una subvención de un 50% para adquirir un vehículo 4x4 o, en su defecto, un vehículo de esos que diseñaron los americanos para pasearlos por los cráteres lunares. ¿El motivo? El lamentable estado de las calles de los susodichos polígonos, que hace casi imposible transitar por ellos en coche sin tocar el techo con un bache,o, en el peor de los casos, dejar una rueda o parte de los bajos en ellos.

De hecho, se ha detectado que tras varios días de lluvia, en el bache localizado al principio de la calle Milà, se instalan con cierta frecuencia un banco de tiburones, y algunos observadores han creído ver las aletas nadando en círculo cuando se acercaba alguna bicicleta.

La situación no sería realmente alarmante si no fuese por la proliferación de badenes en las vías públicas para controlar la velocidad de los vehículos. Ya sabemos que es un remedio práctico para evitar males mayores contra los peatones. También sabemos que sería demasiado dispendio contratar más efectivos de la policía municipal para esos controles, o hacerles hacer más horas extra. Es un hecho constatable esta falta de medios ya que nuestra policía municipal realiza los controles de alcoholemía justo delante de la puerta misma de la comisaria y depósito municipal. Esperemos que por este sistema puedan pasar una noche grata y sin contratiempos, mientras los conductores o émulos de Fernando Alonso pasean tranquilamente por la calle paralela (bautizada por la que suscribe como la Ronda del Litoral del Ripoll).

En este caso y teniendo en cuenta la situación económica de nuestro ayuntamiento, me atrevería a solicitar descuentos en amortiguadores y su instalación en los talleres sitos en este municipio. Así potenciarían el comercio local, a la vez que los conductores evitaríamos desgaste excesivo de estas piezas y alguna que otra rascada de bajos. Me gustaría saber con qué criterio se diseñan estos badenes y por qué extraña razón superan ciertas alturas que igual a algún rumiante escalador del Pirineo le resultan de parvulario, pero a nuestros coches les producen no pocos trastornos.

En resúmen, primos del ayuntamiento: que entre tanta pijería y tanta dejadez me estaís jodiendo el coche. Y ya pago uno de los impuestos de circulación más caros de la comarca para que os lo gasteis en colocar esculturas oxidadas realmente horrendas. Que encima de atacada de los nervios cada vez que circulo por el pueblo, atacada de la vista. ¡Ufff, lo siento, ya me salió la vena garrula!

Banda sonora de esta nota: Quiero un camión de Loquillo

4 comentarios:

Mr.Celofan dijo...

Eso lo hacen para que utilicéis el transporte público. Que es por vuestro bien, mujeeeeer ( rollo Cruz y Raya imitando a los gavilanes )

Silviqui dijo...

Entonces escribiré una carta a La Revista de Chololandia reclamando transporte público en mi pueblo...que no hay. Y no me hables con ese acentillo que si no voy para alla y te doy una colleja que riéte tú de Sole en Siete Vidas (esa mujer es mi ídolo). Besotes rey

VIZTORMAN dijo...

¿TRansporte público? Lo que faltaba, un autobús haciendo frente a esos peazo de baches, con la suspensión que tienen....

Silviqui dijo...

Cómo se nota que nunca cojistes uno de los autobuses gratis que iban a la UAB...eso era mejor que Port Aventura...