22.1.08

LA MARDICIÓN GITANA



Llevo casi dos semanas de baja laboral. Esta espalda, que desde que inicié el camino cuesta abajo de los 35 a los 40, empieza a estar cargada. Eso pasa por echármelo todo a los lomos. En fin, lo de siempre, reposo, medicación varia y recuperación en fisio. Camino del fisio los miércoles siempre aparecen las paradas del mercadillo municipal. Y parece que no hay miércoles que no tenga un malentendido con una vendedora de raza gitana.

El primero fue hace dos miércoles. Iba mirando de comprarme unos tejanitos. Así que, dada mi torpeza en revolver ropa acompañada de una caterva de mujeres adictas a los montones, le pregunto a la gitana:


_ Jefa, ¿unos pantalones para mí?_


Y la jefa estaba como en trance, mirando fija al puesto de enfrente, mientras la churumbelilla campaba a sus anchas detrás de la parada, revolviendo las cajas.


Así que cojo unos que ponía mi talla y ¡oh horror! Made in China. Algún día explicaré mi mania a la confección china. Así que repito la pregunta y la mujer sale de su trance.



_ ¿Qué talla llevas mujer? Pues aquí la tienes paya. Hay todas las tallas que quieras.


_ Si, jefa, pero esto es confección china. Ya me podrías buscar dos tallas más porque si no..._ le digo mientras me presento los pantalones a la cintura.


_ Pero paya, si te caben hasta con el plumón encima. Anda llevate estos_ me dice mientras me los coje de las manos y me los mete en la bolsa_ que solo son diez leuros_ Esto me lo dice con unos ojos de odio que daban susto, y una mala leche al meter los pantalones en la bolsa, que casi los cojo le pago y me los llevó. Pero pa cabezona yo.


_ Me da a mí que tienes pocas ganas de vender_ le digo con cara de susto y muy bajito._¿Me buscas la otra talla, por fa?_ yo a estas ya estaba totalmente acojonada por el rebote de la señora gitana.


La vendedora me busca los tejanos, los vuelve a meter en una bolsa y me los da sin mediar palabra. Los cojo le pago y me voy seguida por su mirada de odio y un "hay que ver la señorita que tocacojones nos ha salio" que escucho mientras me alejo. Y yo pensando, maja, si no te gusta vender no te dediques a los mercadillos. Echa una solicitud en mercadona. Por ejemplo.


Le comento esta anécdota el miércoles siguiente a mi amiga la kioskera, experta en mercadillos montones outlets y ofertas varias por internet. Me dice que no me extrañe. Por lo normal la gente de raza gitana que vende tiene una extraña manera de repartir el trabajo y a las que les toca pringar es a las mujeres. El hombre suele estar calentito en un bar, o vigilando no les pispen la mercancía, o reponiendo de la furgoneta. No lo sé, pero en ese momento veo otro puesto de tejanos y mi talla made in china. Me paro.


_¿A cuánto jefa?_

_Diez leuros mujer, llevátelos que estamos de rebajas_

_Vale ponme estos_

_ ¡Pero mujer, si son tejanos de pitillo!_ casi grita la señora gitana_ ¡¿Dónde vas con esos tejanos tan estreeeechos?! Chica ya te digo yo que no te van a quedar bien, cójete de los de mujer que te quedarán mas bonicos, digo yo... venga paya, diez leuros y te los llevas y te quedan bien...




Me quedé en ese momento de piedra. Varias mujeres me miraban yo creo que pensando ¿ande va esta con tejanos de pitillo? mientras la gitana me los cambiaba tranquilamente a su libre albedrío. Teniendo en cuenta dos cosas, casi me da un cabreo fulminante allí mismo y le suelto "señora usted me vende los tejanos que a MÍ ME DE LA GANA". Son estas:




A/ Que tengo tipo botijo. O sea, que todo mi volúmen se concentra en el torax.


B/ Que soy super recta de caderas y tengo poco culo, o sea que de cintura para abajo he salido totalmente a mi padre. Con lo que todo lo que tenga corte de chica me queda con unas bolsas horribles.




O sea que me quedo parada, y mientras doy media vuelta y voy zumbando a tomarme algo a algún bar. Preferiblemente un carajillo de torres cinco.
Y mientras ¿alguien me puede dar una explicación más lógica a el gafe que tengo en los mercadillos? Yo creo que es una especie de maldición de malentendido. Casi que mejor la próxima vez me iré a una tienda de chinos. Se hacen los suecos estupendamente con el idioma pero tienen más ganas de venderme algo.


Banda sonora de esta nota: Nómadas de Franco Battiatto



3 comentarios:

la kioskera dijo...

jajajaja que me meo jajaja estaba leyendo y estaba pensando menos mal que estoy sola jajaja

Que bueno niña jajajja, por cierto yo me compre el otro día dos téjanos, dos pares de zapatos una camisa una chaquetilla unas botas y un pañuelo por 40 euros, tengo que cambiar otra vez los téjanos jajaja

Tu y yo con los téjanos tenemos guasa jajaja

AINSSSSSSSSSS estas ofertas de mercadillo jajaja


Ehhhhhhhhhhh y cuidadin con las maldiciones gitanas jajaja

Un besazo bonica

Chiringui dijo...

No vayas, en serio.

Buen post!

Silviqui dijo...

Kioskera, que de todo lo que te compraste sólo tengas que cambiar los tejanos ¿no te parece inquietante?. Seguro que también tienes una maldición gitana.

Chiringui, creo que no me voy a acercar a un mercadillo otra vez en años, y más si me dan el alta y vuelvo a mi turno nocturno. Pero ni al de los domingos del pueblo de al ladín. Palabra.