1.6.06

El zoo de Silviqui y familia: Monchito y Browni


Os presento a Monchito y Browni. Son los últimos fichajes de la casa. En realidad son de mi hermana peque, la menor de las tres y la única que está emancipada. Y vienen a casa a pasar las vacaciones. Son dos hurones machos que no llegan al año y llevan por aquí dos semanitas exactamente.
Monchito es el mayor. En agosto hará un año. Es el albino. Ya había estado en casa antes o sea que ya estaba acostumbrado al trasiego de bichos que hay por aquí. Cuando mi hermana se fue a su casa hace hoy una semana me dejó una mochila entera cargadita de champú, desodorante para hurones (si...es cierto), dos paquetes de comida para gatos jovencitos, dos arneses y una hamaca de recambio. Estos bichos duermen en hamacas, como los del anuncio de "me estás estresaaaando". Me dijo sobretodo que evitase bañarles, que les sacase a pasear cada día para que se cansen y casi la escuchaba decir que no les diese de comer después de medianoche...pero afortunadamente no lo hizo.
De vez en cuando los sacamos de la jaula...bueno casi siempre. Pero resulta que son hiperactivos. A mi perra la tienen frita desde el primer día. En cuanto la ven andando le van a morder. Cuando los sacamos tenemos que esconder también a la pobre tortuga. En cuanto la encuentran la cojen en la boca y se la llevan a esconder debajo de donde puedan. El domingo por la noche, mientras yo veia inocentemente Aida, se tiraron un rato peleandose por ella. El caso es que estos bichos ven menos que un gato de escayola, y en cuanto intuyen algo moverse van directos a por ello. Vamos que c.....s no les faltan a pesar de estar castrados. El único listo es el gato persa: en cuanto los ve salir de la jaula se sienta en el lugar más alto que puede: encima de la pecera. La gata defiende su territorio a zarpazo limpio y a soplidos, por que con lo pequeñajos que son se suben al sofá que da gusto. O sea que ahora hay que ir vigilando dónde te sientas, no vaya a ser que haya un hurón suelto. Y encima vigila: mi hermana los dejó solos una tarde en su piso y le hicieron un tunel en la espuma del cojín del sofá. Ya está pensando en que modelo le va a comprar al dueño si se cambia de piso. Verídico.
Monchito tiene una curiosa particularidad. Y es que en cuanto oye la nevera abrirse lo tienes en los pies apoyado en las patas traseras haciendo de bicho bonito para que le des algo. Se come todo lo que pilla por el suelo, incluso los pétalos de los geranios de la terraza. En cambio lo de Browny es mas heavy. Le encanta bañarse y en cuanto abrimos la jaula sale disparado al lavadero y se baña en el agua del bebedero de los gatos y la perra. Aparte de comerse su comida. Los hemos pillado escalando por la jaula de los periquitos, hemos tenido que cerrar el desagüe de la terraza por que les cabía la cabeza por el sumidero del balcón, un día se coló el marrón por el pasillo y lo encontré con la cabeza metida en uno de los zapatos de mi madre.
Lo peor fue el día que se me ocurrió sacarlos a pasear al parque. Primero, porque en cien metros me pararon veinte personas a acariciarlos. Segundo, porque en cuanto tocaron suelo uno se fue para la izquierda y otro para la derecha. Y tercero, porque salieron corriendo tres niñas de unos diez años en un parque lleno de mamas con críos hasta la bandera, gritando como posesas "agggggggggg que ascooooooooo, rataaaaaaaaaaaas". Estos niños de extrarradio deben ser que sólo conciben a los pollos como salen de la rostiseria.
Monchito vino con un resfriado y el jueves pasado lo llevé al veterinario. Tiene un principio de bronquitis y ha estado toda la semana medicándose. Me aconsejaron que le hiciese vaporizaciones y cuando mi hermana lo metió en el lavabo para ducharse, tiró la escobilla y se cayó dentro de la taza del váter. Ya casi no tose, pero hoy lo llevaré de nuevo al Hospital Clínico Veterinario de la Universidad, sección Exóticos. Salí de allí con una receta, una caja de antiinflamatorio veterinario y casi noventa euros menos. Cuando le dije al veterinario que convivía con otro hurón, dos gatos, una perra, veinte periquitos, dos canarios, un jilguero, una tortuga, dos ranas del Amazonas y una pecera de agua caliente, se me quedaron mirando fijos él y las siete estudiantes de prácticas que estaban intentando meter a mi bicho el termómetro en el culo sin que les mordiese, y me dijo impasible....
_ Entonces no tengo que explicarte cómo darle medicinas... ah, y el jueves que viene traelo en ayunas que le haremos pruebas de alergia....
Lo que me faltaba: un hurón alérgico a los animales y otra clavada en euros.... Ya sólo nos falta el corral.
Banda sonora de esta nota: Wake me up before you go go de Wham!

3 comentarios:

VIZTORMAN dijo...

¿habeis pensado seriamente en enviar todos los bichos a tomar por... y quedaros solo con uno? :)

Mi hermana tiene solo dos perros y tiene la casa echa un desastre... yo tengo una gata y la casa llena de pelos... Mi amiga Luisa tiene la casa que parece una guardería para gatos huérfanos...

Uf...

Chiringui dijo...

Mira, solución rápida, en una semana todo arreglado.

Mañana arroz de huron, pasado sopa de tortuga...

if dijo...

No me gustan los animales. No me invites a tu casa :S