20.2.08

EL MISTERIOSO CASO DEL OBRERO CHOCOLATERO

(me han dicho que es el próximo de ETT que harán de contrato en mi empresa)


Fue hace un par de semanas, el primer día que volví de la baja. Ya me había advertido misteriosamente mi compañero por teléfono, el Radio Patio oficial de la empresa. "Vas a flipar, sindi (apócope de delegada sindical), ya verás que cartel ha colgado el nuevo gerente en el tablón de anuncios." Tengo que avisar que este año pasado nuestro antiguo gerente nos traspasó junto con las piezas del almacén, los productos tóxicos, las estanterías y la maquinaria. Y que el nuevo gerente es más serio... digamos serio a una persona que puede estar dos horas rondando al lado tuyo por la cueva nevera y, por no decir, ni levanta la ceja a modo de saludo. Yo tengo otra palabra para ese tipo de personas.



Así que llego ese jueves por la noche a mi trabajito y en el corcho de anuncios varios veo un cartel en mayúsculas, negrita y DINA4 que dice tal que así:
SE RECUERDA AL PERSONAL DE ESTA EMPRESA LA PROHIBICIÓN DE CONSUMIR TABACO Y PORROS DENTRO DE LA MISMA. EL GERENTE.
Menudo rebote el de todo el personal. Incluso los no fumadores estaban indignados. Sobre todo por que en mi trabajo las que nos escondemos en el baño disimulando somos mujeres. Que no niego que las mamás jóvenes no se fumen sus porritos de vez en cuando, pero en horario laboral lo dudo taaaaanto. Seguro que lo hacen después de comer en sus casas en reuniones sociales.
Así que a la que tuve oportunidad me encaré con el nuevo gerente. Que qué era eso de no fumar porros en el trabajo. Que controlase mejor a quien se medio tajaba que tenía la nevera del vestuario de mujeres lleno de vinito tinto. Que si de paso no prohibia hacerse cigarros con geranios secos o tila o algo así. Se empezó a partir de la risa y me explicó que...
...estaba él esperando a que estuviese desocupado el lavabo de hombres y salió uno de "los niños" del turno de mañana. Les llamamos los niños a cuatro menores de 25 que campan de seis a dos por allí. Y que en cuanto entró al lavabo había una peste a chocolate que no se podía estar despierto allí....
_ ¿Y por qué no cogió al momento al niño ambientador y le advirtió?_ Nos ha metido a todos y todas en el mismo saco.
_ Señora Silvia, habría sido del todo inapropiado_
A las resultas que el niño del lavabo no fuma siquiera tabaco. Se fue corriendo a hablar con el gerente para darle explicaciones, rojo como un tomate mientras decía "si yo sólo entré a leer el Sport" (para que veais el nivel de mi empresa) Así que yo misma empiezo a elaborar hipótesis sobre el incidente. Teniendo en cuenta que tres de los cuatro niños se fuman el porrito antes de empezar a currar, porque los veo yo cuando saco la basura, y ya ENTRAN EMPORRADOS..
1.- ¿Habrá alguno de ellos que no puedan aguantar las ocho horas? Yo a veces me sorprendo de aguantar las mias serena.
2.- ¿El colectivo masculino que fue adolescente en los sesenta y en los setenta no tendrá una etapa revival? No se. Según mis padres, los españolitos de a pie estaban demasiado ocupados en ganarse la vida esos años como para ir por ahí haciendo el jipi. Los jipis eran historias de los pijis. Y yo fui adolescente en los ochenta y la verdad, demasiado ocupada intentando hacer bien lo único que hacía, estudiar, para ponerme a currarme petarditos.
3.- ¿Tendrá el chico que estaba en el lavabo antes que el jefe un curioso y serio problema de gases intestinales?
En fin, que hasta que se resuelva el misterio del obrero chocolatero, yo, cada día, a las seis, en vez de saludar con un "buenos días" a mis compañeros madrugadores, lo haré con un feliz "paz, hermano".
Banda sonora de esta nota: CAnnabis de Ska-p





5 comentarios:

Ricardo Colomer dijo...

Tu jefe se pone hasta las cejas. Seguro seguro, este se lo fuma en Arguila y creo que a la petaquita de DYC también le atiza, y al orujo y al Villa Masa, y al anis y al 103, y al Torres V, ¡¡Já!! menudo pájaro t'o el día liao.

Besos

jordicine dijo...

Menudo lío. Y que gerente más incómodo. Paciencia... es lo único que os queda.

Dashina dijo...

Señora Silvia, opino yo que lo apropiado habría sido hablar con el sospechoso justo después de acaecer el delito, al contrario de lo que el jefe pueda decir. Así se habría evitado ofensas, además de cebar el lugar de trabajo de posibles Sherlock Holmes investigando el susceso! Jajajjaja

Besos

la kioskera dijo...

Silvia yo siempre te aconsejo que cambies de trabajo............pero últimamente creo que me confundo al aconsejarte..................joe sí con ese gerente nuevo te lo pasas pipa jajaja

Este hombre tiene ideas de bombero jajaja

EVA dijo...

Ostras, que bueno, no se pueden fumar porros... espero que ese cartel no esté a la vista de las visitas o de los clientes, porque si no, tela marinera, jajajaa... le ha faltado añadir... ni beber, ni f....
Aunque los niños de tu trabajo son un poco cortos, porque podrían hacerlo antes de entrar, al aire libre, y así seguro que nadie les huele.
Y digo yo, a todo esto, tu jefe, aparte de dedicarse a escribir estas obras de arte, ¿hace algo más? no sé, alguna tontería, como eso de dirigir la empresa, mirar números y cuatro chorradas más..
Besos!