28.5.08

EL POLO DRÁCULA

20070313111226-dracula No sé la verdad cómo explicar porque para mí cosas tan simples tienen tanto significado. Siempre he tenido adicción por los polos Drácula de Frigo. Cuando era pequeña eran casi los más baratos de la carta y los que se podían permitir pagarnos mis padres a dos hermanas que tenían los caprichos a dúo pese a llevarse dos años. Cuando por fin nos permitían comer esos polines de sabor insufrible y funda de plástico un día a la semana; y los fines de semana que salíamos a pasear por la rambla del pueblo (deporte olímpico local) esperando en algún momento el premio por nada de ese polo de sabor un tanto indefinible.

 

Así que cuando quiero celebrar la llegada de la primavera siempre me doy un capricho de los que ahora no puedo disfrutar y me compro un polo Drácula en un quiosco. Me retrotrae a una infancia en la que la mayor de las preocupaciones era no dejar que te robasen tu sacapuntas en el cole (Mi padre, como buen delineante de formación, todo nos lo compraba de la marca Staedler. Llegó a colgarnos los sacapuntas metálicos de una cadena al cuello para evitar que se volatilizasen en clase. Y funcionó eh). Hace dos viernes me compré el primero, después de una tormenta de narices, delante de la estación de tren de plaza Cataluña. Ese sabor  de la capa de supuesta cola, que sabe a yo que sé, mezclarlo a lametones con la fresa, morderlo hasta sentir un ligero dolor en los dientes, acabar mezclando el hielo de la fresa con la crema de la vainilla. Casi no recuerdo ni cómo bajé al andén de concentrada que estaba en esa celebración de primavera lluviosa que tenemos ahora mismo. Cuando mi compañía me dijo que esa capa superior negra sabía a algo así como moho, mordí un trozo, niña, traviesa, despreocupada otra vez y sólo le dije...

_ ¿Y de verdad no quieres probarlo?

 

Banda sonora de esta nota: Muérdeme de Los Romeos


9 comentarios:

McGrau dijo...

bufff ayo tambien era un apasionado de los drácula, los frigopie y me alejo un poco más para recordar aquellos maravillosos helados azules que sacaon a raíz de la película Tiburon, a los que bautizaron con el mismo nombre y estaban que.... ufff que fuerte, necesito ir a por un helado ya xDDDD

Tambien recuerdo que mi mare nos decía a mi hermana y a mi que mirásemos de la mitad del carton para abajo, ue de la mitad hacia arriba solo podíamos hacerlo una vez al mes y si se podía, y entonces era cuando pedíamos los más caros, claro.

Pero voy a romper una lanza en favor de los helados de la menorquina (si no comías de la frigo eras un triste y un pobre, ya que los de la frigo siempre habían sido los mejores y con diferencia) para recordar que havía el truficono que ea un cucurucho de trufa, pero era bestial la bola de trufa que tenía el cucurucho que ríase usted de los de la frigo, toda cubierta de chocolate duro por fuera y que cuando le pegbas un bocado por dentro de la trufa caía un chocolate líquido como el que le metn a los bollicaos o a los canutos de repostería...

Madremía que ganas de comer helado me han quedado ahora... ta lue, que se me ha antojao xD

Carburo dijo...

Jodeeee que antojo se me ha quedado de comprarme un Dracula después de leer esto... mañana mismito me pillo uno y a poder ser también una pantera rosa..jajaja

McGrau dijo...

hostias carburo... tio que acabo de venir de darme un capricho... ya me has recordado algo mas, y los tigreton, y los bonny....

Joder!!1 que voy a volver a ser el gordito de la clase!!!

xDDD

Dina dijo...

Peeeeeeeeeeeeeeeeeeero ¿vosotros que cosas más raras os meteis en la boca? Yo es que siempre he sido muy selectiva con los colores que me meto en la boca... y el negro pues como que no... aaaaaag que asquito me da sólo de pensarlo... aaaaag... Pero vosotros disfrutar de vuestros Draculas... como si yo no hubiera pasado por aqui.

Silviqui, con tu permiso te enlazo en mi blog ¿vale?

la kioskera dijo...

Te ha quedado bordado el post .......................dios me encanta el Drácula es el mejor polo que existe, esa mezcla de sabores, esas texturas........esta de vicio.

Un besazo

jordicine dijo...

Lo he probado!!! Era el polo que siempre comía mi hermana cuando era pequeñita. A mi hijo también le encanta. Hay uno parecido, creo que de 'La Sirena', que es igual!!! Un beso.

NANA dijo...

Me encanta desde niña...y como tú, me permito de vez en cuando, el placer de comprarme uno.-
Lo que sí noto que no lo saboreo como cuando era una niña, ahora me pongo a hacer guarrerías con lo rosa de dentro que parece una lengua cuando la has chupado un rato....es lo que tiene la edad esta que tengo!!
Besos

Ricardo Colomer dijo...

Ahora mismo salgo zumbando a por uno.

¿qué sería de nosotros sin los recuerdos? y ¿qué me cuentas del frigopie y de los sugus y de los chimos y del petazeta y del regaliz rojo y negro y deeee.....

Besazos

CARLOS dijo...

mae mía! Es la primera persona que encuentro que los recuerda tanto como yo! Eranl os mejores helados que he probado nunca! Y aún los elaboran!
JEJEJ
Qué recuerdos!