13.7.06

Vampiros laborales

Elisabeth Bathory, vampira laboral que se tomó muy en serio su trabajo.

Los vampiros laborales salimos a las seis de la mañana con las gafas de sol. Cualquier atisbo de luz nos pone muy sensibles. Tanto que envidiamos a ese personaje Marvel que es Blade. Los vampiros laborales solo vemos la luz del mediodia dos veces en semana. Los lunes y los domingos. Esos dias andamos con los ojos encogidos como miopes, aunque lo seamos de verdad. Los lunes la mayor concentración de vampiros laborales se encuentra en lugares de papeleo vario: tráfico, seguridad social, bancos, renovación de carnets varios... o llenando el carrito en el supermercado.

Otra característica de los vampiros laborales es su tono de piel. Grisáceo/blancuzca con ojeras negras, con lo que pareces una versión en negativo de un oso panda. Pero no tan entrañable y tan dulce. Los rayos uva son una buena solución para algunos/as, excepto para los que somos alérgicos incluso a estos; pero de nada sirven para disimular las bolsas bajo los ojos. Esto da cierto aire vicioso a las personas que no nos conocen, que te ven llegar dia tras dia a casa a las seis y media vestida de calle .

Los vampiros laborales tienen un regimen alimenticio cuanto menos curioso. Comen como las personas normales dos dias en semana...véase el párrafo sobre lunes y domingos. El resto de los días desayunan pasadas las dos de la tarde, comen a las nueve de la noche y cenan como pueden y lo que pueden en veinte minutos de descanso estipulado. Conforme avanza la semana duermen más horas por el cansancio lógico, con lo cual la hora del desayuno se atrasa una o dos horas, a la hora de la cena no tienes hambre, a la hora del descanso te comerias a dios por los pies y a la hora del desayuno tu cuerpo pide a gritos tu cama y no para usarla de la mejor manera. Caes en plancha intentando conseguir la mayor oscuridad posible. Porque encima hay una cosa infinitamente peor que la luz para un vampiro laboral. Las obras municipales.

Bienvenidos a mi vida.

Banda sonora de esta nota: Retorciendo palabras de amor de Fangoria

9 comentarios:

alfons dijo...

Yo fui durante unos años un vampiro laboral. Dura experiencia, el mundo al revés.

if dijo...

Nunca he trabajado así pero me acabo de leer un cuento sobe la condeas Bathory. Da miedo.

J-vol dijo...

Levántate antes , coñio!!!Con cuatro hora que duermas ya tienes bastante...

Mr.Celofan dijo...

Por eso en el turno de noche se cobra mas.

Chiringui dijo...

Nunca se cura del todo, por lo menos a partir de cinco años de noche.

susana dijo...

uf q miedo ajajaj eso de los vampiros jaaj, yo no se si valgo para vampira...besos su

Silviqui dijo...

Demasiado tarde para mí, chiringui: este febrero hice los cinco. Mr. Celofán, por supuesto, para poder pagarte el psicólogo. J-vol, no me pidas que duerma menos por fa, que de no ser persona si no dormia ocho horas ahora duermo cinco o seis si se tercia! Alfons, al revés del todo: yo a mi hermana la veo los domingos por la mañana y vivimos en el mismo piso. Su ,If...si que da miedo esa condesa: sobre todo su manera de solucionar los problemas estéticos. Los míos solo los soluciona un milagro católico (o catódico también)

Iurema dijo...

pues qué putada... aunque sería peor trabajar 3 días de mañana, 3 de tarde y 3 de noche. No? Bueno, a lo mejor eso te consuela

Inés dijo...

Yo me habría muerto. Esto de dormir y comer mal y peor no es lo mío... ¡ánimo Silviqui!