12.7.06

Perdón por la tristeza

Por que hay minutos en la vida en que una se harta. Se harta de eludir conflictos a base de ceder en negociaciones. Saturada. Saturada de cojer aire hasta ponerse morada, soltar un poco y volver a aspirar. De colocarse paréntesis. Saturada de aguantar autismos, de dar razones poco razonables cuando da igual quien las tiene o quien no. Te diré que estoy harta de tu comportamiento egoista, de tus proyecciones freudianas que hace décadas se pasaron de moda, que me duele la espalda de cargar con todo lo que me atribuyes, de que todas mis relaciones personales acaben pareciendo calcadas.... para llegar a la tremenda conclusión de que lo único que tienen en común soy yo, que debo ser yo la que las lleva al mismo punto en que me siento como un animal de tiro.

No sé dónde estoy metida. Sólo sé que tengo que cojer aire, sumergirme en la precaria desnudez líquida de mis sueños y de mis verdades, relajarme y volver a salir. Sumergirme bajo agua, tocar fondo... porque en el agua, para impulsarte hacia arriba hay que tocar fondo. Y volver hacia arriba, aspirar hondo y aguantar...aguantar la respiración hasta ponerme morada. Todo lo que haga falta antes de poner el cartel de "Cerrado por derribo".

Banda sonora de esta nota : Frio de Alarma.

5 comentarios:

J-vol dijo...

No se si a veces es mejor cerar por derribo y cambiar de constructora a tiempo... ;-)

¡Ánimo!

Chiringui dijo...

Siempre son dos, no uno.

Arriba ese ánimo.

VIZTORMAN dijo...

.......

Silviqui dijo...

Os quiero...

if dijo...

No soy la mejor para hablar de esto :(

Sólo intenta sonreir al menos una vez al día.