16.5.06

Aquello si que fue una fiesta...


Domingo catorce de mayo del dosmil seis. Palau Olímpic de Badalona. Concierto del Boss. Y allí estaba yo, con una entrada ni siquiera conseguida, ofrecida por mi prima. No sé cómo tengo tanta suerte, de veras, de conocer tanta gente maja. Quejándome de los 74 euros que me costó, pero allí con mi entrada. Iba a ver por segunda vez a Springsteen en mi vida. La primera fue hace dos años y salí pensando de allí que ya me podía morir. A este concierto iba más tranquila. Primero, por primera vez El Jefe iba a cantar canciones que no eran suyas. Y que desconocía por completo. Claro que una conoce de nombre a Peter Seeger, el cantautor que homenajeaban. Pero poco más. Y es que no me esperaba lo que allí pasó.
No sé ni cuántos éramos allí. Sólo había un escenario bastante sobrio, con algunas lámparas de cristal colgadas del techo. De la E Street Band sólo venía su señora esposa a tocar la guitarra. Y salieron los músicos, salió Springsteen y se me erizó hasta el vello de la nuca. Por que en ese concierto no hubo tregua. Dieciseis músicos. El Palau estaba hasta la bandera. Y allí hubo jazz, dixie, country, blues, toques de gospel, no hubo manera de estar sentada, de dejar de dar palmas de moverse. Y aquello fue una enciclopedia de la música norteamericana, una fiesta, una comunión, un brutal orgasmo.....

Y si se os está ocurriendo cualquier comentario ingenioso sobre mi vida sexual, id a un concierto del Boss y después volved a intentadlo.

Por que aquello fue una auténtica fiesta ......
Banda sonora de esta nota: O, Mary don´t you weep de Bruce Springsteen & The Seeger Sessions Band

3 comentarios:

susana dijo...

jo a la proxima avisa jaja q me voy contigo, besos su

VIZTORMAN dijo...

Vamos, ni de coña voy a pagar 75 euros por ver cantar a un tio... vaya tela.... Si dinero no habrá, pero pa tontás....

Por lo menos habrás sacado alguna buena foto no?

Chiringui dijo...

¡Vaya, al fin has solucionado lo del ordenador!