4.4.06

Mi infancia son recuerdos...


Cada vez que voy a una libreria alucino con la sección de literatura infantil y juvenil. Tienen suerte estos infantes. Libros clasificados por edades. Para mí eso fue la gran novedad de la generación de mi hermana peque. Además es un tema que me parece apasionante: cada generación ha tenido sus libros. Yo puedo hablar de lecturas infantiles: sobre todo los cuentos troquelados con ilustraciones de María Pascual y los cuentos de Enid Blyton. Y, como no; Las aventuras de los cinco.

Pero respecto a libros muy peque pasé ya a las lecturas adultas. En una etapa fascinada por las historias de terror mi padre nos dejó ver un capítulo de Historias para no dormir y dejarme leer los cuentos de Edgar Allan Poe que tenía en su colección de libros RTVE. Fue mi primera mina lectora esa colección. De esa etapa y de ese capítulo en concreto me quedó el repelús que me dan los muñecos de ventrilocuo y la simpatia por los gatos negros que se vengan desde la tumba de los dueños paranoícos. Con la edad me llegó también el miedo por los payasos (excepto mis entrañables Gaby, Fofó, Fofito y Miliki), cuyo exponente más repelente es para mí el payaso del telefilm It, con esos dientes de sierra y diciendo Aqui abajo todos flotan.... Casi me da un yuyu un día que abrí el ordenador y mi hermana había puesto una foto suya de fondo de pantalla.

Pero lo que siempre me ha apasionado han sido los tebeos. Mortadelo, Pulgarcito, Lily.... Con una pila al lado podía pasarme horas y horas. Con Anacleto agente secreto, los Zipi y Zape, las hermanas Gilda, Carpanta, aquellas historias por capítulos de Chic Bill, o de Eric Castel (que era del Barça,
señor@s!!!) o las contraportadas de 13, rue del Percebe. Nada me compensaba de ir al médico más que mi madre me comprase un album de Mortadelo. Porque aún con 34 años me sigo comprando albumes de Mortadelo, me sigo escondiendo en mi cuarto a leérmelos y me siguen espiando en mi casa para verme reir sola y decirme "tú estás colgá". Luego llegó Superlópez. Y con la adolescencia los cómics del universo Marvel, sobre todo el desgraciadito de Spiderman, o la Patrulla X. Y El Jueves, noticiero básico de muchas personas :-). Y los veranos descubrí en casa de mi abuelo los tebeos de mi padre y mi tio: Hazañas bélicas y Roberto Alcázar y Pedrín. Estos últimos eran el colmo de la chulería: hay un capítulo dedicado a ellos en El florido pensil que es totalmente verídico todo lo que cuentan. Aunque sea con la perspectiva de la ironía.

¿Todo esto a qué viene? Pues todo este revival viene a que he leído por ahí que Purita Campos, la creadora de Esther y su mundo, va a retomar el personaje. Para quién no sepa de que va la cosa este personaje era una tienna adolescente loca por su amigo, que se llamaba Juanito, y que tenía una amiga bastante pendón y con bastante éxito con los hombres llamada Rita. Rubia, como no. Unos tebeos que te enseñaban que las pelirrojas con coletitas y pecas no podían tener mucho éxito en la vida, y pese a todo seguias leyendolos. Ahora Esther será una madre trabajadora. Y me juego el cuello a que estará separada. Seguro. :-)

Para más info: www.elconfidencial.com/ fotos/cultura/20060312...



Banda sonora de esta nota: Una de romanos de Joaquin Sabina

3 comentarios:

Iurema dijo...

La verdad es que algunas de estas cosas me quedan un poco desubicadas. Aunque que decir tengo que los CUENTOS de Edgar Allan Poe me jiñaron un pelíiiin. De It también me acuerdo. No sé en qué parte de mi infancia... quizá yo soy más de La Bola de Cristal. El de los cómics es más mi hermano, que tuvo una época de obsesión con mortadelo y filemón (en serio). Yo soy más de El Jueves, que sigo comprando y leyendo a pesar de que cada vez está más caro, coño!
ale, un saludo. buen post remember

Aún así, conozco

Chespiro dijo...

¡Qué bonitos los tebeos! Un placer eso de no abandonarlos nunca. Les dejo un blog en el que pueden ver algo más sobre ellos y otras cosas...
Por cierto, yo me sigo encerrando con Mortadelo,Filemón y compañía:
www.verasyburlas.blogspot.com

susana dijo...

jo, aun me acuerdo de la pobre Esther jajaja ay como se llamaba el chico que le gustaba ains ah ya jaja juanito jaja, besos su