26.2.06

En defensa de los Best Sellers

Ya sé que no son horas para hacer un alegato. Pero son las siete casi de la mañana y, por desgracia, tengo dolor de muelas. Así que me sirve para entretenerme un rato a ver si el ibuprofeno me deja groggy.

Y es que una está un poquito harta de escuchar, a estas alturas todavía, críticas a El código Da Vinci. Parece que ahora, con el estreno casi inminente de la película, vuelve a provocar comentarios de gente sesuda cuyo libro de cabecera es el Ulisses de James Joyce. Por que a mí que me digan que un libro no gusta, me parece perfectamente respetable. Pero que las personas con conciencia crítica rechacen un libro sólo por qué se vende, pues ya me parece de una pedantería extrema. Vale, que el libro incurre en datos históricos garrafales. Pues sí... aunque esto lo sé de segunda mano. Ir buscando gazapos no es lo mío porque desde pequeña he padecido una falta de concentración como que muy bestia.

Pero es que hay cierto tipo de libros que se supone que han de ser puro entretenimiento. Y no podemos por que cumpla esa premisa, rechazarlos de plano. Por lo mismo que no podemos , a menos que sea muy evidente, calibrar la mala calidad de una novela histórica por los fallos que cometa. Por que para escribir una cosa así hace falta un trabajo de documentación tan exhaustivo que yo sólo empezar a leer una ya admiro al autor. Seguro que se ha pasado el doble o el triple del tiempo documentandose que escribiendo. E igual se le ha podido escapar alguna, pues claro que si. Pero una novela digamos que de detectives monacales en la edad media es, al fin y al cabo, una novela negra, y es en los parámetros del género que pretende quizás subvertir al no localizarla en el siglo veinte o veintiuno donde se ha de buscar.

Y es que esta actitud en contra de los best sellers siempre me ha fastidiado. Esa mirada irónica o por encima del hombro de algunos/as compañeros/as de facultad que te lanzaban cuando te veian paseando hacia el autobús con el mortadelo o con alguna novela de Stephen King, cuando lo chic era forrarte la carpeta de poemas de Cirlot, o pasear alguna crónica postcolombina de Bernal Díaz del Castillo o A la recherche du temps perdu en su lengua original, por supuesto.

En el fondo, hay gente que no le gusta leer ficciones por muy de alto nivel que sean. Que no pueden vivir historias porque son incapaces de bucear en un libro sin estar buscándole los tres pies al gato. De sumergirse, disfrutar y vivirlo. Por que hay infinitas maneras de leer, eso si que es verdad. Pero soy de las que piensa que la conciencia crítica muchas veces te mediatiza la lectura de la peor manera.

Y hay libros de entretenimiento de alta calidad, muy alta, que han vendido una burrada de ejemplares. ¿Por eso van a ser malos? Si cumplen con la función de su género, para nada.

Banda sonora de esta nota: Derroche, versión de Ana Belén con Juan Luís Guerra.

3 comentarios:

Mr.Celofan dijo...

Yo lo pasé muy bien leyendo " El Código Da Vinci ".

De Stephen King me gustan casi todos los que he leído, que son muchos.

Chiringui dijo...

Es cierto lo que dices, pero hay cada mierda suelta tambien...

No hay que juzgar las cosas por el seguimiento que tienen, sino por tu gusto.

VIZTORMAN dijo...

La verdad es que me estoy leyendo El Código Davinci y me está encantando.

Lo que está claro es que cuando un libro vende millones de ejemplares es porque a la gente le gusta, y ese es suficiente motivo para calificar el libro de "bueno".

La ficción literaria está para sumergirse en ella y disfrutar de la historia narrada... no para leer página tras página con la enciclopedia en la mano buscando errores...

Y realmente lo lamento por los "críticos de cafetín" que no quieren leer El Código... por considerar que es un "mal libro que vende millones" y estará por debajo de sus espectativas culturales, o a aquellos que habiéndolo leido lo califican de "malo" ... cuando a otros libros que no lee ni el tato los califican de obras maestras (y en este pecado caemos todos, ojo).

Pero bueno... con esto pasa igual que con las películas... cualquiera se considera crítico tras leerse el fotogramas, haya visto una película o no...

Y... así entre nosotros... si la iglesia católica se siente tan molesta con el libro... ¿por algo será, no?

Al fin y al cabo...Dan Brown se ha documentado antes de escribir... y no explica nada en el libro que no esté ya reflejado en tratados y libros diversos, amén de un poco de ficción para que la historia case, pero sobretodo material qeu se puede encontrar en librerias y por internet.