5.10.09

HIJA ÚNICA

 Yo quero ser hija única como Angélica de Rugrats

Parecen de mentira las vueltas que da la vida. Y como se nos va reorganizando de tanto en tanto. Casada mi hermana pequeña desde hace un año, la mediana se fue a vivir con su novio este mes de agosto. Y resulta que con 38 tacos he acabado convirtiéndome en hija única.

Era legendario el status de los hijos únicos durante mi infancia y juventud. En el cole eran los que iban vestidos mas pijos. No tenían que escuchar eso de “Si claro, si te lo compro a ti tengo que comprárselo también a tu hermana. ¿Tú que te piensas que somos millonarios?”. Cuando el día ocho de enero volvíamos de las vacaciones siempre les hacíamos corrillos porque sus juguetes eran lo más de lo último. Y no te digo en el instituto. Nada más empezar segundo B.U.P ya venían al cole en motillo, mientras los demás arrastrábamos las mochilas, aparcando al ladito de los coches de los profes.

Así que a partir de septiembre, después de pensármelo, decidí hacer uso de mi estado de única hija okupa en casa de mis papis. Me quedé con la papelera gigante y la impresora con scanner que estaba en el cuarto de mi hermana. Y a disponer de su biblioteca de novelas de psicópatas. Pero realmente el cuento no es cómo lo imaginaba.

Primero, no sé por qué extraña razón, pero quedo al cargo de todas las actividades domésticas diarias. O sea, no me puedo mover de casa por si viene el mecánico del ascensor, tengo que hacer la comida cada día (cuando antes, y eso que mi hermana estaba en el trabajo, nadie confiaba en que hiciese nada de comer sin quemarlo), estar lista por si mis padres van al súper bajar a ayudar a cargar la compra para casa. Por si fuera poco, vivir con los papas te quita edad. O sea, esa batería de preguntas que te hacían con 16 años vuelven a repetirse. Donde vas, con quien, cuidado con el coche que siempre te toca a ti conducir, vas sin tu novio (esta pregunta con cara de sospecha), cuidado no te endroguen con una pastilla en el nesti, etc.…

En cambio a las hermanas foráneas las tratan como reinas. Hay que ver como aparecen cosas con chocolate o mayonesa de marca Hellman´s cuando una de las dos aparece con el correspondiente partner. Ayer mismo mi hermana se llevó sin que chistara nadie media tortilla de patatas de las que hace mi madre, las sobras de la menestra del medio día y una fiambrera con atún en aceite que compra mi papa a granel en el mercado, que cuesta una pasta. Sin contar las veces que ha venido a hacer lavadoras porque su tendedero es minúsculo según ella. Y la peque tiene la nevera llena de sus zumos favoritos dos días antes de llegar.

O sea que esto, que parece una pataleta, no lo es tanto. Ser hija única no es un chollazo. Más bien soy la pringada. O es eso, o mis padres tienen un siniestro plan para que la hija resistente se de el piro también. Ummm pues podría ser….

Banda sonora de esta nota: Antes de que cuente 10 de Fito y los Fitipaldis.

 

3 comentarios:

jordicine dijo...

Familias! Para lo bueno y para lo malo. Resiste, hija única! Y un beso.

susana dijo...

Jajaja, hay que ver Silvi que nunca estas contenta joia. Pero tu puedes que que eres toda una campeona, despues de todo lo que hemos pasado eso esta mas chupado, uff.

Venga un besote y cuidate mucho, hija unica....

Erszèbet dijo...

Ea, pues se te acabó el chollo de hija única, que poquito te ha durao, pero bueno, eso te ha servido para darte cuenta de lo que fastidia tener que pensar cada día en qué hacer de comer.